La campana de intubación para la protección adicional en tareas médicas cara a cara.

J-Box Manos

Devolvemos la seguridad al sector sanitario. Protegemos a las personas que más protección necesitan.

J-Box Fabricación
J-Box Fabricación

Para hablar de los orígenes de Cleare, debemos empezar a hablar de la campana de intubación J-Box. Un proyecto cooperativo altruista que se inició a raíz de la llamada del jefe del equipo de anestesia del Hospital Verge de la Cinta de Tortosa, buscando soluciones para dar respuesta a la emergencia sanitaria provocada por el Covid_19. El Col·lectiu d’empreses del moble de La Sénia (CEMS), asociación de empresas sin ánimo de lucro que aglutina las empresas fabricantes de mobiliario en esta población de la provincia de Tarragona en Catalunya (España), desarrolló un modelo de caja de intubación inspirada en el modelo de caja de aerosol diseñada por el Dr. Hsien-Yung Lai. Las modificaciones introducidas en el diseño original corresponden a las necesidades detectadas por el Dr. Jordi Castellnou, anestesista del Hospital Verge de La Cinta.

Gracias al esfuerzo y a la entrega incondicional de las personas que lo han apoyado, la campana de intubación J-Box ha llegado a muchos hospitales y demás servicios del país, ya que se caracteriza por su gran ergonomía, protección y estabilidad.

J-Box en ambulancias
J-Box en hospitales
J-Box en Bomberos
J-Box en Policia

La J-BOX sirve para muchas más profesiones. Más allá de las intubaciones puede adaptarse para otras cirugías así como para tratamientos estéticos faciales, masajes craneales, etc.

La estructura es de policarbonato de 4 mm de espesor, todos los bordes han sido pulidos y los cantos redondeados. Se trata de una sola pieza doblada en ángulo para trabajar sin arista, es decir, no existen uniones y no requiere de ningún montaje. Los materiales utilizados en la construcción son resistentes a los agentes químicos habituales para la limpieza y desinfección hospitalaria como detergentes aniónicos, jabones, hipoclorito sódico (lejía) y alcohol en diferentes concentraciones.

En caso de rotura:

Aunque el policarbonato es un material muy resistente, en el eventual supuesto que se rompiera en parte, debería tenerse en cuenta que puede ser cortante. En este caso, es adecuado desechar el J-BOX y no repararlo. En caso de desprendimiento del aglutinante utilizado en las juntas, re puede reparar. Se recomienda utilizar el mismo material o una silicona equivalente.

A tener en cuenta:

Durante la fabricación del J-BOX se procuraron buenas condiciones de higiene ambiental, pero las instalaciones utilizadas no fueron concebidas para la fabricación de equipos de uso médico y, por tanto, no cumplen los estándares correspondientes. El J-BOX se entrega sin esterilizar.

Por tanto, es responsabilidad de la entidad sanitaria garantizar que ha sido correctamente desinfectada para las aplicaciones y entornos en los que se utilice.

Registro

Nuevo registro de cuenta

¿Ya tienes una cuenta?
Entrar en vez O Restablecer la contraseña